En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

BAJO EL VOLCÁN

Tendencia a subir 7.5
14 votos
Portada de BAJO EL VOLCÁN

Comprar BAJO EL VOLCÁN en Amazon.es

Autor: MALCOLM LOWRY
Título original: Under the Volcano
ISBN/ASIN: 9788483100318
Género: Literatura contemporánea
Editorial: TUSQUETS
Fecha de publicación: 1947
Fecha de edición: 1997
Número de páginas: 424

Sinopsis:
El Día de Muertos de 1938 es una jornada aciaga para el ex cónsul británico en México, Geoffrey Firmin, un hombre alcohólico, arruinado por los fantasmas de su mente y de su pasado y cuyos oscuros sentimientos de culpabilidad alimentan una soterrada voluntad de autodestrucción. Incapaz de reaccionar al regreso de su ex mujer, Yvonne, el cónsul deja que ella se acerque de nuevo a su hermanastro Hugh, trotamundos implicado en actividades políticas. Y durante las veinticuatro horas en que transcurre la novela, en un México que simboliza al tiempo el paraíso y el infierno terrenales, se suceden alejamientos, malentendidos y encuentros conflictivos, y hasta violentos, con personajes de toda índole. Un funesto augurio un indio moribundo al borde de un camino da la primera señal de alarma. Mientras Geoffrey, cada vez más ensimismado, naufraga lentamente en sus delirios etílicos ante los ojos de Yvonne y Hugh, éstos asisten impotentes a los estragos de su trágica caída.

 
Ordenar reseñas:

ABSTENERSE ABSTEMIOS
5 con 8 votos

Hasta cinco veces necesitó Lowry reescribir esta ambiciosa novela, hasta nueve años (1935-1944) le llevó sentirse satisfecho con el resultado, hasta dos años más (1944-1946) estuvo discutiendo con su editor inglés la posible cirugía estética de su criatura, a la que siempre se negó en rotundo: se le aconsejaba sacrificar a tres de los seis personajes finales y reducir de doce a seis los capítulos de la novela antes de ser publicada finalmente en 1947. Afortunadamente, todo quedó en un vano intento de mutilar la creatividad de quien así, sólo así, quiso presentar su obra en sociedad. Toda esta información se incluye en un memorable prólogo firmado por el propio autor, que recomiendo sea leído como epílogo, a la edición francesa de 1948, que también tenemos la suerte de disfrutar aquí, al menos en la edición de Tusquets –Colección Fábula- que es la que yo he leído. Venga, tío, corta el rollo y habla un poco de la famosa densidad narrativa de la obra: ¿Estamos ante una novela de difícil digestión?, sin ninguna duda, al menos en lo que se refiere a los dos capítulo iniciales: en el primero, el más denso y farragoso de la obra o el que tumbará a la lona del abandono a todo aquel que no sepa leer… o beber, la acción arranca en el Día de Muertos de 1939, mientras que en el segundo volvemos a situarnos en el mismo día funesto pero retrocediendo un año, hasta 1938; para ya desde entonces continuar en doce frenéticas horas de tiempo real narrativo hasta el imprevisible final de ese viaje existencial a través del México profundo, lindo… e infeliz, que tiene como última parada la cantina de ‘El Farolito’ situada en la población de Parian. Considero que esta pequeña erupción de lava explicativa puede ayudar a todo aquel lector que se adentre virgen en esta pesada y peligrosa selva de ebrias y sobrias palabras.

Geoffrey Firmin es un cónsul inglés, romántico y borrachuzo, residente en Quauhnahuac (Cuernavaca para los amigos), paradisiaco lugar que cuenta con la friolera de 18 iglesias y 57 cantinas para expurgar los pecados del alma, este enclave se asienta en las faldas del Pococatépetl, el volcán que da título a la novela, y es desde donde dos de sus protagonistas secundarios, un productor de cine francés llamado Laruelle y el doctor Vigil (incompresiblemente desaparecen de escena, en el único fallo apreciable que yo le veo a la obra, tras ese necesario y delirante primer capítulo) inician la narración. El cónsul, ex honorario y sumamente culto, es nuestro protagonista principal, compartiendo lazos, triangulares y sentimentales, con Yvonne, heroína de la función y luz crepuscular de la narración, y Hugh Firmin, su hermano, un aventurero que abraza ese exilio mexicano destinado a muchos de los ingleses contendientes en la guerra civil española. Las circunstancias personales de cada uno de ellos y su manera de relacionarse con quienes le rodean quedará manifiesta en el transcurso de la acción y hará las delicias de quienes asisten, observando atentamente desde el fondo de la barra –nosotros como lectores-, a los escasos diálogos (breves pero esclarecedores en su causa) que se desarrollan entre ellos.

Con un estilo narrativo seco y contundente, exquisitamente auto destilado y sin adulterar en su propia experiencia personal, Lowry recrea la tormentosa existencia de Geoff, así lo llamaremos en confianza una vez desinhibidos tras el primer trago de mezcal compartido, con una cadencia narrativa –cítrica y salada- de alta graduación, utilizando una prosa tan dolorosa como delirante en su poética oscuridad –algo así como leer a Baudelaire, al que el propio Geoff menciona en un par de ocasiones a mitad de narración, en prosa sostenida y sin rima posible-, hasta ese memorable memorándum, capítulo capitular, con que se cierra esta novela, difícil de transitar en ocasiones, no lo vamos a negar, pero que rezuma un irresistible aroma a clásico inmortal.-

Escrito por Krust hace mas de un año, Su votacion: 9

VIOLENCIA CONTENIDA
0 con 0 votos

La mente torturada de Malcolm Lowry desgrana una historia terrible por evidente, aterradora por esperada, inevitable y letal como lo es la vida.

Escrito por Kementari hace mas de un año, Su votacion: 8