En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

ALMAS MUERTAS

Tendencia a subir 8.5
22 votos
Portada de ALMAS MUERTAS

Comprar ALMAS MUERTAS en Amazon.es

Autor: NIKOLAI V. GÓGOL
ISBN/ASIN: 9788441409477
Género: Clásicos de la literatura
Editorial: EDAF
Fecha de publicación: 1842
Fecha de edición: 2001
Número de páginas: 450

Sinopsis:
El aventurero Chchikov, ávido por aumentar su riqueza, recorre varias regiones de Rusia para adquirir ilegalmente un elevado número de almas muertas, es decir, para hacer pasar a su lista de propiedades nombres de siervos muertos, cuya defunción no ha sido comunicada PROL. DE GUILLERMO SUAZO

 
Ordenar reseñas:

LA RUSIA PROFUNDA
4.8 con 5 votos

ALMAS MUERTAS es un libro muy interesante, a pesar de su ubicación en el tiempo, anterior a las novelas de los grandes escritores del realismo ruso; esa antigüedad no hace su lectura menos interesante por el hecho de ser más primitiva.
Publicada en 1.842, tiene carácter de avanzadilla de las grandes obras que los Tolstoi, Dostoievski, Turgueniev o Chejov, escribieron en la segunda mitad del siglo XIX.
Conviene, para situar al potencial lector, explicar que el libro que actualmente llamamos ALMAS MUERTAS, es una compilación de dos partes. La primera está completa, pero la segunda, a la que pensó cambiar el título, no lo está; su autor, afectado por graves trastornos psicológicos, renegó de ella en los últimos días de su vida, hasta el punto de intentar quemar el manuscrito. Al parecer sólo quemó unas cuantas páginas; el resto, se publica hoy formando un todo con la primera parte, conservando el título de la misma.
También, hay que hacer otra puntualización aún más extensa, necesaria para informar al lector del sistema que regía el funcionamiento de la sociedad rusa en la primera parte del siglo XIX, sin ella no sería fácil entender los sucesos relatados en el libro.
El régimen de servidumbre, se abolió, no sin dificultades, en 1.861, y por tanto, en la época de la novela estaba plenamente vigente. Según aquel sistema, las tierras pertenecían en un 30% más o menos al Estado, mientras que el 70% restante eran propiedad de terratenientes particulares. Los agricultores que trabajaban las tierras de Estado, eran algo parecido a funcionarios, pero los que trabajaban para propietarios privados (la nobleza terrateniente), estaban adscritos a la tierra, formando parte de ella como siervos, sin capacidad para moverse con libertad y cuyo rendimiento laboral pertenecía a su señor.
A estos campesinos (mujiks), es a los que se refiere el título de la novela cuando menciona las almas. Otra de las particularidades del sistema, era que esos siervos podían ser comprados o vendidos, y sus nuevos propietarios podían trasladarlos a otras tierras sin atender a la voluntad de los interesados.
Como se ve, los campesinos sujetos a servidumbre, eran prácticamente esclavos. Con la expresión “almas muertas”, el título hace referencia a que el protagonista de la novela deambula por la Rusia rural, intentando adquirir la propiedad de siervos que ya habían fallecido, pero que dicha circunstancia, aún no estaba reflejada en los censos que se hacían cada diez o quince años.
Se supone que esa propiedad, aún no siendo real, por estar ya muertas esas personas, le permitiría al protagonista acceder a un crédito del Estado.
De todas formas, esto no es más que un pretexto y no demasiado importante, en el que poder basar la historia. Su auténtico interés no reside en ello mismo, sino en todo lo que esa situación propicia a lo largo de la novela.
Empezaremos, por dividir los focos de interés del libro en los dos siguientes aspectos:

UNO, el mensaje crítico que Gogol quiso transmitir con relación a la situación general de la Rusia rural, al funcionamiento de las explotaciones agrícolas, a la vida de los terratenientes y de los mujiks, y por fin, al tipo de sociedad que regía la vida de las pequeñas ciudades con su pequeño y corrupto funcionariado.

En este primer aspecto, cuando se inicia la lectura parece sacarse la conclusión de que la actitud del autor es muy crítica con el funcionamiento del régimen de servidumbre. Sin embargo, el curso de la novela nos va haciendo ver que no es así. Gogol desea fervientemente transmitir al lector el mal funcionamiento de las cosas en Rusia y hace una trascripción muy crítica de la situación real. Pero, esto no debe hacer pensar que su crítica pretenda cambiar el régimen de servidumbre, ni mucho menos suprimirlo.
Él se queda en la crítica a las personas, como sí tal crítica y la subsiguiente regeneración moral que propone, pudieran actuar como motor suficiente para mejorar la marcha de las cosas. Además, tal razonamiento resulta sorprendentemente ingenuo, por cuanto él, en su propio libro, aporta muchísimos datos que permiten ver claro, que si la buena voluntad de las personas va a ser el mecanismo que se va a utilizar para darle solución a todo, es completamente seguro que nada se arreglará.
Así pues, Gogol, cuya familia pertenecía a la nobleza, no pretende con su estilo regenerador, cambiar el régimen de servidumbre, sino predicar una moralidad que redunde en un mejor funcionamiento de las instituciones. De hecho, en el libro se mencionan noticias que llegan de determinados rincones de Rusia, indicando la existencia de revueltas de campesinos, y sólo los contempla como una consecuencia negativa de la inmoralidad y de la ineficacia reinante, pero, tachándolos de delincuentes y justificando su represión.
Pero bueno, tampoco quiero yo convertir esto en una crítica al autor, por su carácter más o menos reaccionario. Supongo que estas cosas hay que situarlas en su contexto, y la intención de Gogol, desde luego, era acabar con la inmoralidad imperante, aunque fuese desde su asunción del régimen de servidumbre.

DOS, el estilo, con el que Gogol transmite la narración, haciendo uso de recursos literarios muy originales, entre los que se encuentran el humor, la ironía, y sobre todo, un estilo propio apoyado en digresiones a manera de cuentos o relatos muy cortos llenos de moralejas, de expresividad desbordante y de permanente sarcasmo.

Es en este segundo aspecto, en el que me gusta más el libro. El estilo literario que utiliza, resulta sorprendente. No me esperaba un texto tan desenfadado y tan simpático. Había leído por algún lado, el paralelismo que se puede establecer entre ALMAS MUERTAS y DON QUIJOTE DE LA MANCHA, por aquello de que el protagonista va por las llanuras rusas, parándose en cada lugar, en busca de adquirir almas a buen precio, de manera tal que su deambular mantiene un cierto parecido con el de Don Quijote por la Mancha.
El paralelismo me ha parecido acertado, pero no tanto por la semejanza de sus movimientos. El auténtico parecido está en la manera en que el autor trata la relación de Chichikov, que así se llama nuestro héroe, con los distintos personajes con los que se va encontrando. En esa relación predomina un tono burlón y aparentemente desenfadado, con el que describe la manera en que la aventura en cuestión, puede acabar bastante regular para sus intereses, saliendo en algunos casos por piernas y escaldado, con desenlaces teñidos de un humor un poco acido, o incluso amargo, que efectivamente recuerdan mucho los desastrosos desenlaces de aquellas aventuras, en las que Don Quijote y Sancho acababan molidos a palos.
Pero, no siempre es así; en otros casos son fructíferas las relaciones que Chichikov va tendiendo con los distintos propietarios de tierras a los que visita. A través de esas relaciones, el interminable desfile de personajes diferentes, le sirve para ir haciendo su semblanza, creando así un muestrario de tipos y caracteres, y deteniéndose en ver como reaccionan éstos, ante las rocambolescas propuestas de nuestro héroe. Esa especie de galería de gentes, está perfectamente diseñada y su jugosa lectura es una de las aportaciones de esta novela, con una trama que se va desarrollando poco a poco y sin grandes acontecimientos. Lo bueno, repito, reside en la propia peripecia viajera, con toda la exhibición de caracteres humanos que conlleva.
Hay un tema que me interesa recalcar, por que creo que es un importante valor añadido a la lectura de esta novela. Me refiero, al atractivo tratamiento que da a las descripciones, por un lado, como ya he dicho de los caracteres de las personas, pero también por otro, de su realidad física, de si son grandes o pequeños, guapos o feos, jóvenes o viejos, si son cuidadosos o son unos cerdos, si su ropa es correcta o es un desastre, y todo, con el aporte de un gran lujo de detalles y matices que nos permiten hacernos una excelente idea de su apariencia física, de su indumentaria, o por ejemplo de su alimentación, enseñando muy bien las costumbres sobre la forma de agasajar al visitante, con formidables comidas y no digamos ya con la bebida.
Lo mismo se puede decir de los interiores de las casas en las que entra, recorre las estancias explicando sus características, y describiéndonos con mimo los detalles, facilitando así, el poder disponer de pistas adicionales sobre el carácter de sus dueños; incluso se extiende a los exteriores, a los jardines, las naves o los cobertizos de las aldeas, a las cuadras, y a las “isbas” o casas de los campesinos. Por fin, diría que en su afán de describir, describe también los paisajes, los bosques, los campos de cultivo y los caminos por los que se desplaza de un sitio a otro, a través del barro o la nieve.
Es decir y resumiendo, que su pretensión principal, es describir a las personas y criticar el funcionamiento de las instituciones públicas o privadas, para así hacer un fiel retrato de la situación real del mundo rural ruso. Pero no se queda en eso, sino que su retrato va más allá, y abarca también espacios grandes y extensos, u otros más próximos y más reducidos, desde las casas y las habitaciones, a la apariencia física de las personas.
Se podría decir sin temor a errar, que quien lea ALMAS MUERTAS, se formará una composición de lugar bastante completa, de cómo era la Rusia del siglo XIX, y por ello, estando a tiempo, sería recomendable leer este libro antes que las grandes obras de Dostoievski, o de Tolstoi. Haciéndolo así se tendría ya un conocimiento previo de la materia, que sería de bastante utilidad.
La única excepción, es que se refiere exclusivamente al medio rural, ni Moscú, ni San Petersburgo aparecen para nada, aunque se mencionen varias veces.

Escrito por sedacala hace mas de un año, Su votacion: 8

KAFKIANO
2.67 con 3 votos

Absolutamente kafkiano. Situaciones absurdas y complicadas en referencia a un universo angustioso y opresivo.rnLibro muy recomendable. Buena descripción de la sociedad rusa del momento.

Escrito por Zesar hace mas de un año, Su votacion: 8